Diferencias entre el oráculo Lenormand y el Tarot clásico

Diferencias entre el oráculo Lenormand y el Tarot clásico

 

En este artículo me gustaría aclarar algunas dudas sobre las diferencias que existen entre el oráculo Lenormand y el Tarot clásico, tomando como referencia para la comparación las cartas del Tarot Rider Waite.

Ambos oráculos pueden usarse para predecir acontecimientos y como herramienta de autoconocimiento pero hay diferencias muy significativas a la hora de realizar las tiradas e interpretarlas. Veamos entonces en que se diferencian.

 

Rider Waite o Tarot clásico

El Tarot clásico es un sistema oracular compuesto por 78 cartas que están divididas en dos grupos, los Arcanos Mayores (22 primeras cartas) y los Arcanos Menores (56 cartas restantes).

Cada uno de los 22 Arcanos Mayores representa una imagen de carácter arquetípico. Un arquetipo es un patrón universal, eterno e independiente de la época, cultura o religión del cual surgen ideas, cosas y conceptos.

Los arquetipos típicos que todos conocemos son, por ejemplo, la figura de la madre o del padre, la figura del héroe, el sabio, el amor, la muerte, la caída…

Los Arcanos Menores representan escenas más cuotidianas de la vida y están clasificados en 4 palos o familias (copas, oros, bastos y espadas).

Son exactamente iguales a los naipes españoles pero con alguna pequeña diferencia, por ejemplo, en el Tarot clásico hay cuatro cartas de personajes de la corte por cada uno de los palos mientras que en la baraja española o en la baraja de póker encontramos tres figuras únicamente.

La palabra arcano proviene del latín «Arcanum», que significa misterio o secreto.

Las imágenes del Tarot clásico son complejas y están llenas de símbolos. La estructura del mazo ya es en si simbólica al identificar cada uno de los cuatro palos de la baraja con los cuatro elementos de la naturaleza (fuego, aire, agua y tierra).

Los naipes contienen parte de las doctrinas esotéricas occidentales y de la astrología. Podemos ver símbolos astrológicos como planetas, signos zodiacales, figuras religiosas y personajes mitológicos además de algunas Virtudes como la justicia, la templanza y la fuerza entre otras.

El tarot clásico se interpreta de manera simbólica y visual, es decir, se tienen en cuenta cada uno de los elementos presentes en la carta. No tiene un enfoque predictivo per sé pero esto varía de acuerdo al intérprete y su metodología personal.

El Tarot es una herramienta para pensar y su objetivo principal es propiciar la autorreflexión en quién consulta. Actualmente se usa como una herramienta psicológica de autoconocimiento y desarrollo personal.

 

El oráculo Lenormand

El oráculo Lenormand nació como un juego de mesa publicado por primera vez en Núremberg (Alemania) en el año 1799, bajo el nombre de «El juego de la esperanza«. El objetivo del juego era avanzar hasta el final de las 35 casillas usando un dado y una ficha por cada jugador, todo ello sorteando las dificultades del tablero hasta llegar a la casilla final (el ancla).

El oráculo Lenormand está compuesto por 36 cartas, todas de igual importancia y sin divisiones. En algunas barajas (por no decir casi todas) se mantienen los dibujos de baraja francesa (corazones, diamantes, tréboles y picas) pero, a la hora de interpretar una lectura, estas asociaciones no son determinantes.

La idea era que la persona que compraba estos naipes pudiera jugar a ambos juegos con las mismas cartas así que, por cuestiones comerciales, se mantuvieron ambos dibujos en cada carta.

Cada carta del oráculo Lenormand consta de un solo símbolo que es, por lo general, un objeto, persona, animal o lugar de la vida cotidiana. Podemos encontrar un ramo de flores, un anillo, un libro, un hombre, una mujer, un jinete montando a caballo, un perro, un oso, una serpiente, un jardín, una torre o una casa.

Cada carta representa a un conjunto de significados o conceptos, sin asociaciones elementales, astrológicas o herméticas de ningún tipo, solamente símbolos únicos que al combinarse dan origen a su interpretación.

Cada autor ha incluido su propia impronta artística a este sistema oracular pero, a la hora de interpretar una lectura, cada carta solo representará a la figura que lleva impresa.

Por ejemplo, la carta del perro solo simboliza al perro, da igual si es grande o pequeño, si es de un pastor alemán o un Yorkshire, si está tumbado o de pie, lo importante son los conceptos asociados al perro: la fidelidad, la dependencia, la confianza, la amistad… los demás elementos visuales de la carta son meramente decorativos y no cuentan para nada.

A diferencia del Tarot clásico, el oráculo Lenormand no usa posiciones sino que se lee de forma lineal, de izquierda a derecha y se basa en el estilo gitano, en el cual se usan cartas ordinarias de póker.

Los significados de sus cartas son limitados, así que, para construir un mensaje completo y coherente, precisaremos de otras cartas para poder hacer combinaciones.

Existen pocas tiradas clásicas como «le Grand Tableau» o «El Retrato» que es la versión reducida de «le Grand Tableau», luego tenemos las tiradas lineales de 3, 5 y 7 cartas y eso es todo. Es posible desarrollar nuevas tiradas pero siempre se deberá mantener el lenguaje lineal del oráculo.

 

Conclusión

A manera de conclusión puedo decir que son sistemas muy diferentes pero igual de válidos, hay personas que prefieren zambullirse en las respuestas complejas e interpretativas del Tarot clásico pero también hay quienes prefieran las respuestas simples y precisas que arroja el oráculo Lenormand, es cuestión de gustos.

Para sacar el mejor provecho de cada oráculo es importante conocer el tipo de situación que se consulta. Para personas que están atravesando por un momento difícil o confuso en sus vidas es mucho más acertado el Tarot clásico porque le permitirá la persona ahondar en sus sentimientos, sus pensamientos, sus expectativas y sus actitudes con el fin de conocerse mejor y encontrar un camino de salida.

Para temas concretos como la firma de un contrato de trabajo, noticias de carácter legal, una llamada de alguien o la espera de un pago o dinero es mucho más acertado el oráculo Lenormand porque usa un lenguaje más directo y concreto.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 4.9 / 5. Recuento de votos: 9

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja un comentario